Catégorie : Capacités cognitives

Nous sommes fin mai 1994. Je suis tout heureux car j’ai réussi à obtenir du Professeur Jean-Claude LAFON qu’il intervienne durant deux jours au siège parisien de l’entreprise pour laquelle je travaille. Une petite dizaine d’Audioprothésistes est là pour l’écouter. J’enregistre ses paroles sur cassettes à bande magnétique. Ce que je vous propose en est une retranscription écrite, non in extenso car malheureusement certaines cassettes s’avéreront de mauvaise qualité et donc inaudibles à l’écoute. Je m’en veux encore !

Professeur Jean-Claude LAFON :

« Avec Paul VEIT nous avons choisi 3 mots « paille, rive, cil ». On étudie ce qui sort d’une prothèse. Sur le plan de la discrimination l’écart entre 2000 et 3000 est beaucoup plus important qu’entre 5000 et 6000. Alors on a utilisé une échelle pseudo-logarithmique partant de 1500 avec une compression progressive des aigus et une compression progressive des graves. Les sons très graves et très aigus étant très peu signifiants. On a divisé le sonagramme en tranches de 30 millisecondes et on a choisi des niveaux de noirs qui correspondent aux noirs du sonagramme. On a une représentation quadrillée par « unité de valeur », à partir de 3000 Hz on a une compression de la zone aiguë et à partir de 1500 une compression de 500 par rapport au 1000. Cela donne un calcul échantillonné de l’ensemble.

Densité spectrale instantanée : on a fait la somme de ce que donne la prothèse par rapport à ce que donne le signal normal.

Tout ceci montre qu’avec un sonagramme on peut arriver aussi à voir certaines qualités des prothèses : l’analyse au sonagraphe de la sortie des prothèses est intéressante parce qu’on voit (comme avec l’étude phonétique de l’intelligibilité) apparaître des choses pas normales (bruits, répartition temporelle erronée…) qui donne bien une indication de qualité.

On a donc deux possibilités dans l’étude des prothèses : l’étude phonétique et une étude d’analyse acoustique de la sortie des prothèses qui est vraiment très intéressante »

JYM

Nous sommes fin mai 1994. Je suis tout heureux car j’ai réussi à obtenir du Professeur Jean-Claude LAFON qu’il intervienne durant deux jours au siège parisien de l’entreprise pour laquelle je travaille. Une petite dizaine d’Audioprothésistes est là pour l’écouter. J’enregistre ses paroles sur cassettes à bande magnétique. Ce que je vous propose en est une retranscription écrite, non in extenso car malheureusement certaines cassettes s’avéreront de mauvaise qualité et donc inaudibles à l’écoute. Je m’en veux encore !

Professeur Jean-Claude LAFON :

« A 5 sujets normo-entendants A B C D E on passe les listes 10 11 12 13 14 des listes cochléaires dans deux conditions : on enregistre le son qui sort de la prothèse sur une bande magnétophone. En même temps on enregistre une sur la seconde bande de la piste les listes en direct. On a deux enregistrements qui ont le même problème (même bande) sur le plan du magnétophone. On étudie la discrimination en direct et à travers le prothèse. Pour A c’est au total des 5 listes 36erreurs/56erreurs, B 33/51, C 50/63, D 38/71, E 29/41, E 29/41. A+B+C+D+E 186/287 (pour la liste 10 A+B+C+D+E 31/50, liste 11 55/77, liste 12 35/62, liste 13 28/47, liste 14 37/41). On a passé la bande à des niveaux qui sont juste à la limite de la courbe d’intensité. Les deux enregistrements sont passés au même niveau pour une personne donnée. La moyenne avec la bande mère est de 7.44 erreurs par liste (écart type de 0.55). Avec la prothèse elle est de 11.28 erreurs par liste (écart type 0.82). On peut essayer ainsi plusieurs prothèses et voir la différence de qualité phonétique entre les prothèses. On a ainsi la quantité d’information phonétique transmise. C’est plus précis que n’importe quel essai clinique. Ce n’est utilisable que sur des prothèses qui sont considérées comme utilisant l’ensemble du champ auditif. Je regrette que les fabricants ne l’utilisent pas car ils verraient qu’il y a des prothèses ou des réglages de prothèses qui ne sont vraiment pas bons »

JYM

Hacia los 7-8 meses, aparece en el niño su primera palabra. « Llegado al 7mo – 8vo mes, el niño utiliza movimientos de articulación, que nosotros llamamos de articulación, en realidad son movimientos de lengua, de boca y aprende más por casualidad, hace movimientos de boca que ya no son movimientos del aparato digestivo, que utiliza aunque no se encuentre una comida presentada, algo a succionar, a chupar. Por lo tanto va a hacer movimientos fuera de su objeto, en consecuencia van a haber movimientos que van por casualidad caer al mismo tiempo que la expiración sonora, es la primera palabra para los padres. » (1).

Los padres favorecen estos sonidos articulados por casualidad. Poco a poco, el niño descubre el habla con la ayuda de sus padres.

Más o menos a la misma edad, pasa que la puerta de entrada del apartamento da un portazo y que la madre dice entonces a su hijo: « ¡papá! ». El niño va a repetir « papá ». Este « papá » designando, para el niño de esta edad, la persona ausente que va a llegar. Esta articulación sirve por lo tanto a evocar pero también a hacer aparecer el papá. Es cuando se cristaliza el concepto de la palabra para el niño.

Cuando el niño descubre/entiende que esta articulación sirve para todo esto, dio el primer paso (casi en el primer sentido del término) en un lenguaje articulado que es el lenguaje del Hombre.

« Es la madre que hace aparecer por su comportamiento articulaciones preferenciales, tonalidades preferenciales, melodías preferenciales. Por lo tanto finalmente progresivamente la madre conduce el niño hacia ella, o deja el niño venir hacia ella, venir a su idioma, a su habla, venir a sus códigos expresivos y sus códigos de comunicación. Un poco parecido a la manera del niño que aprende a caminar: la madre estira los brazos para que venga, se echa para atrás progresivamente para que avance, para que descubra el gesto que hacer para un paso, dos pasos, y para producir la automatización de este movimiento. Solicita el niño para que la produzca y creo que el cuadro de la madre que va hacia atrás delante de su niño para que descubra la automatización del caminar es un muy buen retrato también para el lenguaje. La madre no tiene una acción positiva, a lo contrario tiene una acción de supresión. Esta acción tira el niño hacia ella, atraer el niño por el caminar produce el caminar, por el lenguaje produce el desarrollo del habla. De la misma manera, no hay casi ninguna diferencia entre el caminar y el hablar, son movimientos organizados, son gestos. El habla es solo gesto como lo es el caminar como lo es la comunicación del niño. Lo olvidamos tanto acordamos importancia a la acústica, cuando la acústica solo tendrá importancia más tarde » (2).

Cada uno descubre por lo tanto, poco a poco, su propio lenguaje.

« El lenguaje y sus expresiones orales reflejan la impregnación del sujeto por este idioma colectivo y su utilización a destinos de comunicación obviamente, pero también de configuración de ideas expresadas o no. Estas últimas actividades representan lo que se llama el pensamiento verbal » (3)

« El niño oyente descubre espontáneamente el lenguaje, fruto de su imaginación, desarrolla su pensamiento, su lógica, su razonamiento, no es la persona investida en el papel de educador que lo hace: le ofrece simplemente un terreno favorable a su florecimiento. Lo que aparece muy espontáneamente en el niño oyente teniendo un entorno cultural correcto aparece solo escasamente de manera similar en el niño sordo. » (4)

« El niño sordo se queda al concreto, el acceso a la imaginación y a la abstracción es difícil. La exploración de los objetos necesita estar completa para que la imagen se estructure en la memoria. Cuando el niño oyente precede la información sensorial desde que algunos elementos le son conocidos, imagina los otros y, verificando algunos, extrapola a lo que memorizó e identifica antes de haber explorado todo. Esta facultad de imaginación hace falta al niño sordo que se queda amarrado al concreto. Este ejemplo es solo el reflejo de las posibilidades del lenguaje. Los mecanismos de abstracción armados a partir del lenguaje verbal y de la experimentación por la acción y el habla se quedan a un nivel básico. Sin embargo solo la abstracción permite al niño acceder a una lógica y a un pensamiento que, propios al hombre, son indispensables a las adquisiciones culturales y escolares »(2).

Por eso la importancia de la puesta de un aparato auditivo lo más temprano posible para que si lenguaje se desarrolle lo mejor posible..

JYM

(1) Pr. J.C. LAFON « texto sobre el lenguaje   presentación oral   Délémont 1977 » página 12.

(2) Pr. J.C. LAFON « « texto sobre el lenguaje   presentación oral   Délémont 1977 » página 13.

(3) Pr. J.C. LAFON « inteligibilidad fonética & acústica » Boletín de Audiofonología Volumen 9 N°5 1979 página 12.

(4) Pr. J.C. LAFON « los niños deficientes auditivos » página 20.

Around the age of 7-8 months, the child spells his first word. « When he’s 7 – 8 months, the child uses articulation movements, as we call them, but indeed, they are tongue and mouth movements, and he learns them quite by chance ; he makes movements with his mouth, which are no longer digestive system’s movements, and that he’s able to use now even if no food is delivered, and if there is nothing to breastfeed or suckle. So, he’s gonna make movements outside of their object ; therefore, some movements will occur by chance at the same time as the voiced exhalation. For the parents, that is the first word spelled »(1).

Continue reading

Todo esto empieza cuando el bebé sale del vientre de su madre. ¡Grita de manera involuntaria! Son sus músculos, todos sus músculos, que encontrándose bajo una cierta tensión provocan un grito al paso del aire saliendo de los pulmones.

« La estructura acústica de la voz depende de múltiples acciones musculares sinérgicas, El grito del niño pequeño corresponde a una contracción generalizada del tórax, del abdomen, de los miembros y de la región cervicofacial. Es solo progresivamente que aprendemos a controlar la mímica y los gestos, a seleccionar los grupos motores útiles a la emisión de los que son inútiles, a elegir la tensión que dar en cada grupo muscular en el momento preciso donde tiene que entrar en acción en la emisión vocal » (1).

Si el niño tiene hambre, va a contraer tal serie de conjunto muscular y esto va a llegar a tal sonido. Si tiene frío, va a contraer tal otra serie de conjunto muscular y esto va a llegar a tal otro sonido, distinto del anterior. Su madre, ella, va (saber con su experiencia) interpretarlo.

« Es cierto que el grito, el primer señal, es un elemento puramente reflejo, no hay ninguna función laríngea, y hay una función muscular general que provoca un movimiento respiratorio que se pone en marcha y cuando el niño pasa en periodo de expulsión del aire, de expiración como hay también contracción en el nivel de la laringe, hay producción de un grito. El grito es por lo tanto un epifenómeno de un gesto que es una acción motriz generalizada, esbozo de un gesto del niño. Y el grito es por consecuencia algo creado por casualidad del hecho de las disposiciones anatómicas, pero que, a medida que pasan los días, varía y se vuelve para la madre la información de un estado muscular del niño. Me explico: cuando el niño siente dolor tiene una tensión muscular que no es la misma que cuando el niño tiene hambre, su tensión muscular es entonces diferente en su forma, en su arranque, en su acuidad… como estas tensiones son distintas los gritos son diferentes, hay el grito de dolor, de hambre, de alegría… pero estos gritos son solo un fenómeno anexo complementario que no pertenece al estado del niño. El estado del niño es muscular. Pero este epifenómeno es informativo para la madre, a través del grito la madre conoce los movimientos del niño e intenta encontrar las razones de este movimiento a través la forma del grito. Pero el grito tiene una cierta forma solo porque es expresión de una tensión muscular distinta y la organización de esta tensión en el tiempo, lo que da gritos diferentes. En consecuencia no se tiene que ver para nada en el grito el primer elemento vocal del niño, el primer intento de comunicación, es ilógico en el plano de la fisiología. Es sin embargo la primera expresión acústica del niño, aunque sea una expresión fortuita » (2).

En algún momento, el niño va a tomar conciencia, va a imaginar, va a ver un interés a producir tal serie de conjunto muscular provocando tal sonido que provoca una recompensa de parte de la madre, de sus padres. Recompensa según el grito producido por la serie de conjunto muscular contraída. ¡Es un poco Pavloviano!

A medida que el tiempo pasa, en su cuna, aprende a tocar todas estas series distintas de conjunto muscular contraída, diferentes sonidos son así emitidos.

Es muy importante que sus padres lean libros a su hijo, que le canten canciones. Esto le da la noción del ritmo, de la melodía. Le permite acceder a la disposición de la frase en el tiempo. La noción de tiempo, es a partir de esto que desarrollamos nuestro lenguaje.

JYM

(1) Pr. J.C. LAFON « mensaje y fonética » página 101.

(2) Pr. J.C. LAFON « texto sobre el lenguaje   presentación oral   Délémont 1977 » página 5.

It all begins when a child comes into the world. There is nothing deliberate in the baby’s cry! The baby’s muscles, all of them, are under tension, and the air flowing out of the lungs triggers this baby’s cry.

« The acoustic structure of the human voice relies on the synergetic actions of various muscles. A toddler’s cry results from the concomitant contraction of the chest, abdomen, limbs and cervico-facial region. Human beings progressively learn how to control the body and expression language, how to discriminate the motor units required for sound emission – as opposed to those that are useless for this function – and what tension should be applied to what muscle and at what particular moment, in order to emit the intended sound »(1).

When babies are hungry, they contract one specific set of muscles and this produces a specific sound. When babies are cold, they contract another specific set of muscles and this produces another, different sound. The mother, based on her experience, will know how to interpret these sounds.

« Undoubtedly, a baby’s cry, this primary signal, is nothing but a reflex: there is no deliberate laryngeal function involved but a whole set of muscles triggering a global respiratory movement: when the toddler gets in exhalation phase, for air ejection, a contraction of the larynx will occur concomitantly and result in a squeal. A baby’s cry is thus the side-event of a global muscular phenomenon which is the primitive phase of a child’s body language. A baby’s cry is a random event related to an anatomical layout, but, over time, various shapes of cries appear and provide the mother with information about the muscular contraction state of her child. Let me explain this: when toddlers endure pain, their muscular tension is different from when they are hungry in respect to the muscular tension itself, as well as the starting point and the intensity of this tension. These various muscular tensions produce various types of cries for pain, hunger, happiness… but these are only side-events, with no direct relation to the expression of a baby’s condition. At this stage, a baby’s behaviour is purely of a muscular nature. The resulting side-events, though, are informative to the mother, as the various cries help her identify the various movements of her toddler and what caused them. Every scream has a definite shape because it results from various types of muscular tensions, and from their behaviour over time. Hence the variety of screams. It is important not to consider a baby’s cry as the first vocal element produced by children, as their first attempt to communicate: this is purely irrational on a physiological point of view. It is, though, the first acoustic expression of a toddler – an incidental expression» (2).

At some point, the child will understand, start to conceptualise and realise the interest of producing one particular sound related to a particular set of muscles contraction, as it triggers in return a reward from the mother or the parents. Systematically getting a reward following the systematic contraction of a specific set of muscles… this does sound like a Pavlovian reflex!

Over time, in their cots, babies learn how to use the contraction of various sets of muscles in order to produce different sounds.

It is very important that parents read stories to their toddlers and sing them lullabies: this helps children to gain the notions of pace and tunes. It allows them to develop the concept of sentence structuration over time. The acquisition of the language itself relies on the notion of time.

JYM

(1) Professor J.C. LAFON « message and phonetics » page 101.

(2) Professor J.C. LAFON « talk on language writings, Délémont 1977 » page 5.

El animal no tiene lenguaje. El loro que dice « hola » no tiene el conocimiento de lo que significa « hola  ». Lo repite en eco, en ecolalia, repite sin entender su sentido. Igualmente, el perro que obedece a la voz y a los órdenes de su dueño.

El ser humano es, el, capaz de conceptualizar lo que va a decir y lo que percibe. Posee un nivel de abstracción superior que el animal no tiene. Este nivel de abstracción le permite a medida que avanza la vida, en la manera de un puzzle, descubrir un lenguaje cada vez más elevado. 

Continue reading