LAFON 44E AUDICION PRIMARIA (camino al lenguaje) parte 4

La audición PRIMARIA es lo que nos permite ser avisado, tener la noción de dirección, la noción de distancia, la noción de volumen. ¿Guauhhhh, todo esto?   La función primaria de la oreja «… es la de la percepción del entorno» (1).

Empezamos por la dirección.

………. 1) ALERTA/ DIRECCIÓN:

Tan pronto tenemos en nuestro entorno una variación brusca del volumen sonoro, nos vamos a girar automáticamente hacia el lugar de esta variación brusca.

Esta alerta induce la atención, automáticamente.

Las vías neurológicas van a privilegiar el evento que provoca esta variación del volumen sonoro. La vigilancia está entonces en su grado máximo porque se puede que exista un peligro vital.

Este reflejo, de orientarse en la dirección de la cual proviene el sonido, es el Reflejo de Orientación Investigación (ROI), que es una emanación del hecho que cuando, recién nacido, sentimos el pecho de nuestra madre y nos giramos hacia este para alimentarnos.

« Cada modificación del entorno, cada señal emergente por su intensidad (impulsión) o por su forma, inusual o condicionada, pone en marcha en el subconsciente el mecanismo de alerta induciendo la atención y una investigación a la búsqueda de la significación y del posible peligro de lo que se volvió una señal » (2).

Gracias a este automatismo, conocemos la dirección de donde viene la señal.

Dos otros mecanismos son igualmente importantes. Cuando somos informados de una señal somos capaces, gracias a estos mecanismos, de realizar una selección: lo guardo porque es útil o no lo guardo porque es inútil. Estos mecanismos permiten favorecer la excitación o abandonarla.

Abandonarla (como el ruido de una climatización arriba de su casa, como un tren que pasa todos los días a la misma hora) es el mecanismo de habituación.

Favorecerla (los llantos del bebé en la habitación cuando se está conversando con amigos en el salón) es el mecanismo de facilitación.

Estos « dos mecanismos permiten la vida social » (3).

En resumen, gracias a la alerta, tenemos la dirección.

« El niño sordo está lamentablemente « acostumbrado » sin quererlo a no alertarse a los sonidos que no percibe. No dispone de esta función de alerta acústica, debe reemplazarla por la visión que es menos universal. El niño sordo explora a la vista su entorno para estar atento a las modificaciones que pueden acontecer, está por lo tanto obligado a forzar su vigilancia por la falta de alerta permanente. En consecuencia se distrae con frecuencia, le es más difícil focalizar su atención de manera continua. Necesita un entorno que da seguridad, alquilen que sea para él garante de la alerta, un ambiente estable, sin sorpresa, para mantener su atención sobre lo que está haciendo. » (2).

Los niños sordos tienden por lo tanto a quedarse al margen en comparación con los que tienen aparatos. Poner un aparato a estos niños sordos les permite abrirse naturalmente, como cualquier personal que escucha normalmente, hacia el entorno exterior.

JYM

(1) Profesor J.C. LAFON « los niños deficientes auditivos » página 19.

(2) Profesor J.C. LAFON « los niños deficientes auditivos  » página 101.

(3) Profesor J.C. LAFON « mensaje et fonética » página 66.

Tags:

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Bienvenu

Bienvenu chez Blog-Audioprothesiste.fr !

Qui Sommes nous ?

Contactez nous !

Je contacte Sébastien
Je contacte Xavier
Je contacte Jean Michel